Clima y Geografía

Debido a su gran extensión, la Región de Magallanes y la Antártica chilena, presenta importantes variaciones climáticas, influenciadas principalmente por el relieve, el mar y los vientos.

En la vertiente oriental de la Cordillera Patagónica se da un clima de estepa fría que predomina en el sector continental central. En este lugar se han desarrollado la mayor parte de los asentamientos poblacionales, entre ellos Punta Arenas, donde se registra una precipitación media de 425 mm. anuales, que se presenta preferentemente en primavera-verano y en invierno en forma de nieve. Esta zona es un área de constante viento, el que se hace más intenso durante la primavera-verano, época que alcanza una velocidad promedio de 30 a 40 kms./ hora, disminuyendo casi totalmente en invierno.

Una particularidad del clima austral es la cantidad de horas de luz solar, las cuales son reducidas en invierno y prolongadas en verano, alcanzando durante el mes de diciembre aproximadamente a 18 horas.

Debido a su gran extensión la región presenta importantes variaciones climáticas. Los climas más característicos de esta zona son: el clima templado frío, el clima de tundra, el clima de hielo y el clima de transición, propio de Punta Arenas y sus alrededores. En la vertiente oriental de la Cordillera Patagónica se da un clima de estepa frío que predomina en el sector continental central.

En el área turística correspondiente al Parque Nacional de Torres del Paine se da un clima más benigno, existe además una zona de microclima en el sector de Laguna Azul, donde las temperaturas aumentan considerablemente en época de verano (25 ºC a 30 ºC). En las alturas cordilleras se presenta un clima de hielos, en tanto en el sector de la costa del Pacífico y canales se da un clima templado frío de gran humedad.

Algunas de las cumbres más destacadas de los Andes Patagónicos son: Volcán Lautaro (3.380 mts.); Murallón (3.600 mts.), el más elevado de la Región; Cerro Ladrillero (1.665 mts.); Monte Sarmiento (2.234 mts.) y Monte Darwin (2.328 mts.). Además de estas elevaciones, destaca el conocido grupo del Paine, imponentes macizos rocosos cuya cúspide alcanza a los 3.050 metros.

Parte del relieve andino patagónico está ocupado por diversos campos de hielos. Entre ellos destaca el Campo de Hielo Sur, que se prolonga por unos 300 kms. al sur del Fiordo Baker, constituyendo un paisaje de incomparable belleza, donde se alternan los fiordos, lagos y las cimas montañosas.

Glaciología
Toda la región de Magallanes ha sido afectada de un modo u otro por fenómenos glaciales, al menos desde las grandes glaciaciones pleistocénicas, cuyo máximo desarrollo ocurrió aproximadamente hace un millón de años. Desde entonces, aunque en forma intermitente, avances y retrocesos, más marcados desde los últimos 15.000 años, fueron progresivamente dando forma al actual paisaje, hasta que los hielos se retiraron hasta su actual posición, a lo largo de los Andes Patagónicos y Fueguinos.

Hidrografía
La hidrografía de la Región, tiene una particularidad que la diferencia de la del resto del país; la presencia de campos de hielos y glaciales ha impedido la formación de importantes cursos de aguas, por lo que no existen grandes ríos. De acuerdo al lugar donde vierten sus aguas, se pueden clasificar en dos tipos: ríos que desembocan en aguas interiores de nuestro país y aquellos que lo hacen en el Océano Atlántico (pasando por territorio argentino).

Entre los primeros figuran los ríos Serrano, Hollemberg, Pérez, Pinto y La Caleta. Destacan también los ríos San Juan y Chabunco, que desde la Península de Brunswick entregan sus aguas al Estrecho de Magallanes.

Los ríos que vierten sus aguas en el Océano Atlántico, atraviesan las tierras argentinas; siendo largos y lentos como el Río Grande en Tierra del Fuego y Penitente en la Provincia de Magallanes.

Compartir :