Parque marino Francisco Coloane

Su principal atractivo es el avistamiento de ballenas. Se sabía que estos cetáceos migraban por el Pacífico desde las aguas cálidas de Centroamérica, donde se reproducen, hasta las gélidas aguas antárticas, donde cada verano se alimentan.

Pero un grupo de científicos chilenos descubrió que algunos ejemplares eligieron las aguas de la Isla Carlos III para alimentarse año tras año. Es decir, migran juntas desde la línea del Ecuador, pero por alguna razón aún desconocida, algunas deciden quedarse en el Estrecho de Magallanes y otras siguen hasta la Antártica, suceso que convierte esta zona en el único sitio del hemisferio sur donde se alimentan ballenas jorobadas fuera del continente blanco.

En este lugar se han registrado unas 100 ballenas jorobadas, que son bastante fáciles de ver, y no sólo una sino varias, aunque obviamente la garantía de verlas depende de ellas. Quizás quieran esperar hasta el último minuto de tu estadía para saltar y levantar del agua su cuerpo de 17 metros y 40 toneladas, dejándote atónito con su espectáculo de piruetas y complejo lenguaje de sonidos, o simplemente nadarán con calma y resoplando con fuerza a solo un par de metros de tu embarcación.

Ubicación: Isla Carlos III.
Salidas: Lunes -Martes- Miércoles- Viernes.
Temporada avistamiento de ballenas: Diciembre a abril.

Compartir :